top of page

Minería submarina: un desafío ambiental y jurídico para los océanos del mundo

Haz click y haz olas con nosotros


La posible aprobación de la minería submarina en el área de Clipperton Clarion tiene el potencial de desencadenar graves consecuencias ambientales que afectarían no solo a este ecosistema marino en particular, sino también a los océanos de todo el mundo. Esta controvertida actividad extractiva, si no se maneja de manera responsable y sostenible, podría tener un impacto devastador en la biodiversidad y la salud de los ecosistemas marinos.


Uno de los puntos de conflicto radica en el incumplimiento del Acuerdo de Escazú por parte de México. Este acuerdo, que tiene como objetivo proteger el medio ambiente y garantizar la participación pública en asuntos ambientales en América Latina y el Caribe, exige una consulta adecuada antes de llevar a cabo actividades que puedan afectar el medio ambiente y las comunidades locales. La falta de consulta previa podría tener consecuencias legales y ambientales significativas.


En primer lugar, la minería submarina podría resultar en la destrucción directa de hábitats marinos únicos y frágiles. Las operaciones de extracción podrían causar la remoción de importantes estructuras submarinas, como montañas marinas, arrecifes de coral y hábitats de especies marinas clave, como la tortuga carey. La pérdida de estos hábitats afectaría gravemente a la diversidad de especies y la cadena alimentaria de la vida marina en la región.


www.guiaminera.cl

Además, la sedimentación y los desechos generados durante el proceso de minería podríanpropagarse por las corrientes oceánicas, afectando áreas más allá de la zona de explotación. Esto podría conducir a la contaminación de aguas más amplias y dañar hábitats marinos distantes de la zona de minería original.


La minería submarina también conlleva el riesgo de liberar metales y sustancias tóxicas que estaban previamente encapsuladas en el lecho marino. Estas liberaciones podrían tener efectos adversos en la calidad del agua, la salud de los organismos marinos y, en última instancia, la seguridad alimentaria humana, ya que algunos peces y mariscos podrían acumular estas sustancias tóxicas en sus tejidos.


Otra consecuencia potencialmente grave es el impacto en las poblaciones de especies marinas. La disminución de la densidad de vida marina, como lo observado en estudios de minería submarina en otras regiones, podría afectar a las poblaciones de peces y camarones, reduciendo la disponibilidad de recursos alimenticios para otras especies, incluidas aquellas que dependen de estos organismos como fuente de alimento.

Asimismo, la minería submarina podría tener repercusiones económicas y sociales en las comunidades pesqueras locales que dependen de los recursos marinos para su subsistencia. La disminución de la disponibilidad de peces y mariscos debido a la explotación minera podría afectar negativamente la pesca y las industrias relacionadas, lo que resultaría en una pérdida de medios de vida para muchas personas.

Hallazgos científicos recientes en Japón, donde se llevaron a cabo pruebas de extracción de costras de cobalto de montañas marinas profundas en el área de Takuyo-Daigo seamount en 2020, proporcionan una perspectiva alarmante sobre los efectos de la minería submarina. El estudio fue realizado por un equipo de científicos que trabajan con el Servicio Geológico de Japón, y sus resultados fueron publicados en la revista Current Biology.

Los científicos analizaron la ecología del lecho marino en el área de prueba y encontraron que un año después de la prueba de extracción, se observó una disminución significativa en la densidad de vida marina, incluidos peces y camarones, en las áreas "deposición" directamente afectadas por la sedimentación. Se registró una reducción del 43% en la densidad de vida marina en estas áreas. Lo más preocupante es que se descubrió que el impacto se extendía más allá de las zonas directamente afectadas, con un descenso del 56% en la densidad de vida marina en áreas circundantes fuera de la zona de impacto.


Estos hallazgos sugieren que la minería submarina puede tener un efecto más amplio de lo que se había previsto, con impactos indirectos que afectan a ecosistemas marinos en áreas más distantes. El estudio destaca la necesidad de considerar una perspectiva precautoria y evaluar cuidadosamente los impactos potenciales de la minería submarina en áreas delicadas como Clipperton Clarion.


En conclusión, la posible aprobación de la minería submarina en Clipperton Clarion plantea serias preocupaciones sobre su impacto ambiental y las posibles consecuencias para los ecosistemas marinos y las comunidades locales. Es imperativo que los responsables tomen decisiones informadas, precautorias y sostenibles para salvaguardar la biodiversidad marina y garantizar la protección a largo plazo de nuestros océanos. La preservación de estos ecosistemas vitales es esencial para el bienestar de la humanidad y el equilibrio ecológico de nuestro planeta.



47 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page